HOMENAJE A MIS ANTEPASADOS

martes, 9 de febrero de 2010

El Bronce de Don Cristóbal Restrepo Botero



Tener un busto propio en casa parecería una excentricidad. No sé si don Cristóbal Restrepo Botero era un excéntrico, pero si se que amasó una fortuna en Caracas donde vivió desde que llegó a Venezuela de Medellín en los años treinta o cuarenta del siglo pasado.

Siendo yo un niño acompañe una vez a mi padre a visitar a su tío Cristóbal, en su casa de San Bernardino, de esa visita recuerdo el Rolls Royce que tenia parado al frente de su casa, los ceniceros de bronce con la R de su apellido y por supuesto el busto de bronce, que si no recuerdo mal fue un regalo de sus hijos que orgullosamente exibia en un patio interno de la casona donde vivió los últimos años de su vida.

El bronce después de la muerte de don Cristóbal terminó en una pequeña finca de la familia en Los Teques en manos de uno de sus nietos, quien hace unos treinta años se lo envió a mi padre. Desde entonces estuvo por un largo tiempo en su casa de Mesa de Aura, de donde mi hijo Juan Cristóbal decidió que la lleváramos a u insipiente museo que estamos haciendo en Vivero Perieca .